Tel: 93 414 30 97 -

¿Qué hay antes del yoga?

¿Qué hay antes del yoga?

Antes de empezar tus clases en nuestro centro de yoga en Sarrià-Sant Gervasi, Barcelona, ten en cuenta estos consejos:

El centro de Yoga al que acudas ha de tener un  profesorado formado que pueda orientarte e iniciarte en la práctica. Intentar hacerlo con un vídeo, sin nadie que te corrija puede ocasionar lesiones.

Avanza de forma gradual, con comodidad y seguridad. Las posturas y movimientos pueden ser a veces incómodos, pero no deberían ser dolorosos. Hay que respetar el cuerpo y sus capacidades. No intentes hacer las posturas más difíciles el primer día. Seguro que tu profesor puede sugerirte modificaciones o variaciones en la mayoría de las posturas.

El dolor es un aviso de que no debes forzar tanto o de que no debes seguir. Si el dolor persiste has de consultar con tu médico. 

Evita comer justo antes de hacer la actividad. Si has hecho una comida copiosa, deja pasar al menos 1 o 2 horas antes de ir a la clase de Yoga en nuestro centro de Yoga en Sarrià-Sant Gervasi.

Mantén una correcta hidratación durante la sesión de yoga, sobre todo cuando la practiques a temperaturas elevadas. Si hace mucho calor, procura beber algo de agua antes de la clase y después de la clase de Yoga.

Utiliza ropa ligera, cómoda y transpirable. El algodón es la mejor opción. Ropa que permita la libertad de movimientos. Además se debe entrar en clase sin gafas, joyas u otros objetos que te molesten.

Utiliza una esterilla adecuada. Es importante que no se deslice, para evitar caídas. En el Centro de Yoga disponemos de esterillas adecuadas, antideslizantes y de materiales específicos para su práctica que hacen que se puedan mantener bien las posturas de equilibrio y que ofrecen una amortiguación en los puntos de presión mientras se hacen los apoyos en las distintas posturas.

Las mujeres embarazadas pueden practicar Yoga perfectamente a partir de los 3 meses. En nuestro centro de Yoga el profesorado está cualificado para dirigir clases a mujeres embarazadas y a medida que avanza el embarazo se les va indicando rigurosamente la práctica atendiendo a las contraindicaciones, que son muy pocas. Una mujer embarazada puede practicar Yoga hasta el final del embarazo. Después de un mes a partir del parto se puede reintegrar a las clases.

haz clic para copiar mailmail copiado